Cuida lo que comes

Conocemos por gastroenteritis a la inflamación de la mucosa del estómago que se denomina gastritis, mientras que la del intestino se conoce como enteritis, siendo gastroenteritis la inflamación del trato digestivo. Normalmente, esta causada por una infección vírica y se transmite de persona a persona sin mediación de alimentos y bebidas. Estas infecciones provocan vómitos, que pueden ir acompañados de diarreas si suele durar de 24 a 26h. También los alimentos contaminados pueden producir gea (gastroenteritis). Así como los excesos de comidas o bebidas y también algunos medicamentos como las aspirinas y los laxantes.
Las intolerancias a ciertos alimentos, pueden provocar esta dolencia, como los mariscos, huevos y carne de cerdo entre otros. También puede ser causa de una alteración de la flora intestinal.
Los primeros síntomas son, perdida de apetito, nauseas y diarrea. Seguidamente vendrían los vómitos y los movimientos intestinales con dolor y espasmos abdominales así como fiebre y debilidad. Las deposiciones suelen ser muy líquidas y si se prolongan pueden contener sangre y moco. En general los síntomas suelen desaparecer espontáneamente en dos o tres días. Si hay más de una persona en el domicilio, en la escuela, en el trabajo, etc, la causa más probable sería una intoxicación debida a alimentos contaminados. Es difícil localizar el foco, pero el tratamiento es similar en todos los casos. Las personas más vulnerables son siempre los niños y las personas ancianas.
Las complicaciones dependen del agente infeccioso y de la cantidad de alimento ingerido, todo ello origina una rápida perdida de líquido y de iones, como el sodio, el potasio, lo que provoca una deshidratación que puede llegar a ser grave si no se remienda.

Cómo podemos prevenir la gastroenteritis.
Es muy sencillo, debemos lavarnos las menos con agua y jabón frecuentemente antes de preparar las comidas así como después de ir al baño o de cambiar pañales.
Beber abundantes líquidos siempre en pequeñas cantidades y fríos aunque sea a cucharadas cada diez minutos, pero sin forzar, se ha de conseguir tomar de 2,5 a 3 litros diarios. Las bebidas deberían ser isotónicas, también podemos preparar una limonada con un litro de agua al cual añadimos 4 cucharadas de azúcar, media cucharadita de sol, media de bicarbonato y el zumo de dos o tres limones. Agua de arroz, en un litro de agua un puñado de arroz y hervir durante treinta minutos, cuélelo y déjelo enfriar.
Infusiones de manzanilla o menta. Todas estas bebidas se pueden guardar en el frigorífico durante 24 horas después de preparar, en caso de vómitos no intentar tomar nada hasta después de una hora del inicio. Debe tomar alimentos, no prologar el ayuno más de 24 horas, tome comidas suaves, purés no de verduras, solo de patata y zanahoria, arroz cocido y nunca ponga aceite al cocinarlo solo debe añadir sal. Puede ingerir pollo a la plancha, jamón york, pescado blanco cocido o a la plancha fresco o congelado.
También usted puede tomar manzana asada, plátanos y membrillo evite el resto de frutas y verduras crudas durante una semana. Es muy importante no tomar leche pero si puede tomar yogur natural sin azúcar , evite el café y las bebidas carbonatadas, es decir, con gases así como la bollería industrial y las chuches. Solo debe tomar para las molestias gástricas, fiebre o malestar general el paracetamol, los antibióticos y los antidiarreicos están desaconsejados en caso de fiebre.
Debe consultar a su médico si tiene dolor intenso de tripa o ano, si la fiebre es muy alta por encima de 38,5º, si ve sangre o moco en las heces, si no mejoran los vómitos a pesar de los consejos, si tiene la piel seca y pálida, así como si la diarrea no mejora después de tres días.

Por Rosa M. Blanco. Médico de Familia. Profesional en Clínica Marazuela.