Plaza de toros de Talavera

La plaza de toros de Talavera de la Reina es parte emblemática de la ciudad y lugar de visita obligada para los aficionados al mundo taurino, pues en esta plaza, el 16 de mayo de 1920,  el toro “Bailaor” cogió a Joselito “El Gallo” que falleció en la enfermería; desde entonces ha sido proclamada como “Santuario de la Tauromaquia Española”. Mucho antes, en este lugar había una huerta de la que aún quedan vestigios, como un pozo bajo el tendido número 3. Esta huerta pronto pasó a ser lugar dedicado a los festejos taurinos y, a mediados del siglo XIX, fue propiedad de la familia del que sería más tarde alcalde, Justiniano Luengo.

En 1885 fue adquirida por Enrique González de Salamanca por 85.000 reales y en 1889 se vuelve a vender, esta vez a una sociedad anónima que preside Justiniano Luengo Quijano. Es por este tiempo cuando se acometen reformas en la plaza, que en 1912 será subastada por deudas no satisfechas, siendo adquirida por ocho socios de familias acaudaladas. En 1958 se reforma, cerrándose todas las gradas  y ampliándose el aforo hasta los ocho mil espectadores, por ello alguien decidió llamarla “La Caprichosa”. Hasta finales de los años cincuenta, esta plaza estaba unida a la Ermita del Prado por la enfermería.

LOVE Talavera es una revista impresa gratuita distribuida en Talavera de la Reina y su comarca con los mejores contenidos y la publicidad de las empresas más potentes. La revista de Talavera con mayor tirada de revistas impresas.