La ermita de Santa Apolonia

La ermita de Santa Apolonia se encuentra a las afueras de Talavera en el paraje conocido como la Peña del Cuervo y cerca del Cordel de Merinas y del arroyo Bárrago. Habitado desde tiempos muy antiguos, la primera referencia data del año 1288, cuando el rey Sancho IV hizo donación de Mejorada y Segurilla a Juan García de Toledo, no obstante la ermita es posterior, posiblemente ya existiera en el siglo XV, algo que aseguran los defensores de la teoría de que Fernando de Rojas situó la Celestina en Talavera, pues en el cuarto acto se menciona. De todos modos, la actual ermita es una pequeña iglesia parroquial fechada entre los siglos XVI y principios del XVII y dedicada también a San Silvestre y Santa Coloma, aunque según Jiménez de Gregorio, a finales del siglo XVII este lugar estaba prácticamente despoblado. En el siglo XVIII el cura de San Miguel menciona en un documento la dualidad de nombres de la ermita y, en el año 1809 debido a la Batalla de Talavera contra los franceses, la iglesia sufrió graves daños, resultando prácticamente destruida, hasta que en 1861 se restaura y se vuelve a abrir al culto gracias a la iniciativa de varios talaveranos, encabezados por el alcalde don Juan Bautista Granés. El lugar se convirtió hasta los años sesenta en lugar de romería.

 

[Total:0    Promedio:0/5]
Por David Fernández García. Licenciado en Geografía e Historia. Amante de Talavera y de sus raíces. Promotor Turístico.