El Convento de las Madres Bernardas

Este curioso templo se encuentra en el casco antiguo de Talavera. Se construyó bajo la traza de fray Lorenzo de San Nicolás en el siglo XVII, siendo un ejemplo de arte barroco en ladrillo tan típico de nuestra ciudad. La obra fue promovida por don  Rodrigo de Albornoz, marqués de Aravaca, y por doña Teresa de Saavedra, tras la trágica muerte de su hija María en 1608, cuando una calurosa noche de verano salió con una criada para bañarse en el río, siendo arrastradas por las aguas. Por la acción de un hombre, la criada pudo salvarse, pero María murió ahogada, encontrándose su cuerpo al día siguiente. En 1610 y ante la clausula del mayorazgo que establecía que si desaparecían los herederos, el patrimonio se emplearía en la fundación de un convento para las monjas descalzas, comenzó la construcción del edificio.  La iglesia es de planta de salón coronada por una bóveda semiesférica. En su interior destaca el sepulcro de Jaspe suspendido sobre el muro oriental del Cardenal Gil de Albornoz así como la preciosa imagen de Jesús de Medinaceli.

bernardas

Por David Fernández García. Licenciado en Geografía e Historia. Amante de Talavera y de sus raíces. Promotor Turístico.