Cuidar vuestra relación

Febrero es el mes favorito de los más románticos. El 14 de este mes, San Valentín, muchas parejas siguen la tradición de regalarse flores y bombones. Otros prefieren aprovechar el día para salir a cenar juntos o planear algún viaje. Seas romántico o no, esta es una buena ocasión para tomar conciencia del estado de tu relación y de procurar cuidar la calidad de la misma.
La interdependencia afectiva es el equilibrio ideal que te hace sentir bien, cómodo dentro de la relación y que garantiza su sostenibilidad.

Y os preguntaréis… ¿Cómo consigo ese estado de interdependencia?

Como todo comenzó con una receptividad especial para la relación y un proceso recíproco de impronta; esto es, con un nivel adecuado de autoestima, seguridad y autonomía personal (independencia afectiva) como base, y una dinámica de confianza creciente en la pareja basada en la confirmación inmediata de expectativas ideales en el otro (lo que nos gustaría que fuese, nuestro ideal de pareja o quizá una proyección de nosotros mismos). Entonces, sería ideal recrear dichas condiciones iniciales, identificar debilidades y potenciar las fortalezas:

  • Llevar a término cualquier dependencia anterior (afectiva, superación del duelo/pérdida, sustancias adictivas, familiar, laboral, etc.) para alcanzar una receptividad basada en la autonomía, amándote a ti mismo/a evitando un sentimiento de necesidad de compañía (miedo a la soledad).
  • Facilitar el dialogo en intimidad (preguntas y respuestas), sin juzgar, acerca de creencias, actitudes y deseos. Por ejemplo: “Para ti, ¿cómo sería un día perfecto?”, “¿Por qué aspecto de tu vida te sientes más agradecido?”, “¿Cuál es tu recuerdo más valioso/ más doloroso?, etc. En esencia se trata de compartir visiones personales y pedir a tu pareja que te cuente cómo habría actuado él o ella para solucionar una situación. También, pregúntale cómo cree que te sientes respecto al problema que has contado.
  • Planificar, al margen de las pasiones individuales, una ilusión ambiciosa en común, un proyecto vital. Definido y realista, del gusto de ambos, y con sub-metas programadas. Una superación personal compartida con la pareja que genere actividad en equipo, equilibrada, donde cada uno aporte lo mejor de si mismo.
    Feliz día de San Valentín.

Valora este artículo
Por Jose Antonio Gonzalez Porras. Psicólogo Especialista en Psicoterapia de los Trastornos de la Alimentación y por Estrés de origen diverso. Atiende: - En Clínica Marazuela. Avd. Extremadura, 5. Tlf. 925 815 281 - Con dedicación a la persona y en rigurosa confidencialidad a través del teléfono 925 81 52 81. También via email: info@telepsicologia.es