Con la primavera llegó el estornudo

La alergia es s una respuesta exagerada del sistema defensivo del paciente que identifica como nocivas determinadas sustancias inocuas (como pólenes, ácaros del polvo domestico, epitelios de animales, hongos, etc) habitualmente toleradas por la mayoría de las personas. Esta enfermedad constituye una de las principales patologías crónicas que el ser humano puede sufrir a lo largo de toda su vida y pudiendo aparecer en cualquier momento de esta.

¿Cuáles son los síntomas?
Como consecuencia de las molestias ser producen estornudos frecuentes, picos de nariz, taponamientos nasal, goteo por la nariz (rinitis). Picos de ojos, enrojecimiento de la conjuntiva, lagrimeo (conjuntivitis). Sensación de falta de aire (disnea) con respiración entrecortada, presión en el pecho y ruidos sibilantes al respirar (asma). Reacción urticariforme y picor en la piel (dermatitis alérgica). No suele acompañarse de fiebre.
A la vista de los síntomas, el paciente debe de consultar a su médico de cabecera o en su defecto al alergólogo para diagnostico y tratamiento.
El tratamiento es especialmente importante en los asmáticos, pues en ocasiones consideran que están suficientemente bien a pesar del ahogo y la tos nocturna, porque esto no les impide realizar su vida normal, pero la inflamación mantenida en el tiempo puede hacerse crónica y dejar de responder a dicho tratamiento.
Dependiendo del agente que provoque la alergia y por lo tanto los síntomas, seria recomendable tratar en caso de:
– Alérgicos a pólenes, deberían conocer que pólenes son los responsables de esa alergia y saber en que época el polen alcanza cantidades significativas en el ambiente y así evitar la exposición. Evitar actividad física en el exterior sobretodo los días de viento, ventilar la casa a primera hora o a última del día, ya que en esas horas el recuento polínico es más bajo, viajar con las ventanillas del coche cerradas, no secar ropa en el exterior, utiliza gafas al salir a la calle y sobretodo si hay viento.
– Alérgicos a ácaros, deberían dormir en dormitorios individuales, evitar moquetas, alfombras, cortinas, tapices, peluches, mantener la humedad ambiental por debajo de cincuenta por ciento, y la temperatura no ha de superar los 22º, retirar el polvo con trapo húmedo, no barrer mejor utilizar aspirador provisto de filtro, no guardar ropa húmeda en los armarios, cambiar a menudo la ropa de cama, utilizar sábanas, mantas y pijamas de fibra sintética, utilizar fundas protectoras de colchón antiácaros.
– Alérgicos a epitelios de animales, en caso de convivir con ellos lavar al animal semanalmente, no dejarle entrar en la sala de estar y dormitorio, alejarlo de alfombras y cortinas.
– Alérgicos a hongos, conocer el hongo al que se es alérgico, evitar en los alrededores de la casa vegetación en estado de descomposición, evitar las hojas caídas en el suelo, evitar entrar en zonas de almacenamiento de grano, evitar zonas pantanosas, deshacerse de la basura lo antes posible, usar pinturas fungicidas, no usar esponjas de baños, mantener seca la ducha y el baño.
Si a pesar de estar recomendaciones lloras y estornudas consulta al personal sanitario.
Por Rosa Blanco y Carmen Serrano
Dr. Medicina General y Enfermera.
Clínica Marazuela

[Total:0    Promedio:0/5]
Por Rosa M. Blanco. Médico de Familia. Profesional en Clínica Marazuela.

Send this to a friend