¡Algo me ha picado!

No somos los únicos moradores del planeta tierra, convivimos con animales venenosos que nos provocan lesiones. Unos son terrestres, como las serpientes, arañas,escorpiones, pulgas, orugas, garrapatas e himenópteros (mosquitos, moscas, avispas y abejas…). Y otros son marinos como las medusas o erizos de mar.

 

En la época estival, solemos frecuentar más el campo, la playa y zonas montañosas por lo que sería  normal que si invadimos su terreno se revelen contra nosotros de forma defensiva .

En España, existen dos tipos de serpientes venenosas como son la víbora y la culebra.

· La víbora tiene sus colmillos anteriores acanalados y estos inyectan el veneno, produciendo dos lesiones puntiformes y paralelas. Solo un 1% de las picaduras son mortales y un 50% son asintomáticas. Es importante, cuando se salga al campo, en zona donde abunden estos animales, llevar ropa adecuada, como pantalón largo, botas y guantes, esto disminuirá la cantidad de veneno inoculado y por tanto la gravedad de la mordedura. Las mordeduras cerca de un vaso sanguíneo implican una mayor gravedad.  El ejercicio tras la mordedura aumenta la absorción del veneno, por lo tanto se ha de mantener la zona inmovilizada y al paciente en reposo.

A los pocos minutos de la mordedura suele aparecer dolor intenso, señal dentaria, inflamación de la zona, necrosis local (zona oscura), inflamación de ganglios próximos a la zona de mordedura.

En las primeras horas:

Aparecen las nauseas, vómitos, sudoración y excesiva salivación además de dolores tipo cólico, diarreas y alteraciones de la visión. Disminución del ritmo cardíaco.

Ansiedad, convulsiones, desorientación, se podría llegar al coma y a la parada cardiorespiratoria. En pacientes alérgicos shock anafilactico.

· Las culebras, como la bastarda y la de agua tienen sus colmillos venenosos en la parte posterior del maxilar superior lo cual dificulta la inoculación del veneno, de ahí que solo los síntomas sean locales.

Si a los veinte minutos de la posible picadura no existe ningún síntoma se considera que el envenenamiento no se ha producido, si los hay es preciso acudir urgentemente a un hospital. Siempre ante una situación de emergencias es importante evaluar.

  • A (airway) apertura de la via aerea
  • B (breathing) respiración y ventilación- boca/boca
  • C (circulation) masaje cardíaco externo.

El ritmo ha de ser de 30: 2 siendo 30 el número de compresiones cardíacas y 2 el número de insuflaciones.

Dado el riesgo de nauseas y posibilidad de vomito se trasladará al paciente en reposo y tumbado de lado, el miembro afectado inmovilizado e intentar tranquilizar al paciente sin sedantes.

Si hay posibilidad limpiar, la herida con agua y jabón evitando así la infección.. Se le puede dar líquidos pero nunca alcohol ni bebidas estimulantes, nunca se debe succionar, ni realizar cortes por encima de la picadura, nunca se debe poner torniquete por el riesgo de dejar sin riego sanguíneo al miembro, nunca se debe aplicar hielo.

· Arácnidos (escorpiones y arañas). Raras veces sus picaduras provocan consecuencias graves, salvo en niños y ancianos, o si el veneno alcanza el torrente sanguíneo. Las picaduras de escorpión producen efecto local con un dolor intenso y en ocasiones puedo producir sudoración, taquicardia y obnubilación. Solo en el caso de ser alérgicos al veneno se producirá un shock anafilactico.  Limpiar la zona, inmovilizar y evacuar al hospital.

En caso de picadura de araña el envenenamiento es muy raro, las lesiones suelen ser locales. Al llegar al torrente sanguíneo producirán nauseas, cefalea, dolores abdominales, sudoración pero solo en el caso de que el arácnido sea la viuda negra, en cuyo caso acudiremos al hospital y se nos aplicará el antídoto especifico.

Seguimos por los insectos. 

· Avispas y abejas  Ante la picadura de la avispa
o abeja, lo primero que se experimenta es el dolor agudo, de unos minutos de duración, seguido de la formación de un habón. Enrojecimiento y picor que
desaparece en unas horas. Existen cuadros de mayor gravedad, en función de la zona de picadura, el número de picaduras y la hipersensibilidad individual. La boca, al estar cerca de la glotis puede provocar una inflamación o edema de la glotis,
dificultando el paso del aire al respirar. La picadura de un enjambre de abejas, podría considerarse mortal debido a la cantidad de veneno inoculado. La llamada enfermedad del suero, aparece a los 14 días después de la inoculación,
provocando fiebre, urticaria, dolor articular e inflamación de órganos internos. Ante una picadura, debemos retirar el aguijón con unas pinzas, limpiar la zona con agua y jabón, desinfectar y poner frío local. Todas estas medidas nos sustituyen al tratamiento medico definitivo. Las personas hipersensibles, deben estar instruidos sobre el manejo de la adrenalina y de un antihistamínico, que pueda autoadministrarse. Es recomendable comunicar a los acompañantes. La existencia de la alergia para la ayuda ante esta situación.

· Garrapatas  Es frecuente, en las salidas al campo, encontrarnos con algunos de estos bichitos y llevárnoslos a casa, bien en la ropa o adherido a nuestro cuerpo, se han de vigilar las zonas de los pliegues y cubiertas de pelo.

Si observamos que tenemos una pegada a nuestro cuerpo, lo primero que se ha de intentar es extraerla entera y desinfectar la herida. Para extraer la garrapata, se procede a su ahogamiento tapándola con aceite o alcohol, de esta manera, suele soltar la piel y se desprende
fácilmente traccionando perpendicularmente a la piel con una pinza fina. Si se quedara la cabeza de la garrapata en la piel, se ha de extirpar con bisturí, con lo cual deberemos acercarnos a un centro sanitario. El tratamiento definitivo lo pondrá el médico.

· Sanguijuelas  Están presentes en muchos ríos y se adhieren por su boca chupando la sangre. Es importante es desprender al animal entero y evitar que la boca se queda incrustada en la piel, para ello se aplicará vinagre, sal, calor o alcohol.

· Pulgas  Su saliva produce habones y picor, suelen ser picadas en hilera. Tratamiento medico oral y compresas frías.

· Cienpies  Provoca un mordisco
muy doloroso, con un enrojecimiento de la piel y edema así como inflamación de ganglios. Lavado de la herida con agua y un antiséptico.

· Medusas 

Se han de retirar los restos de tentáculos con pinzas, aplicar amoniaco, vinagre o alcohol y una pomada antiinflamatoria local. Se ha de acudir a un centro para la aplicación de vacuna antitetánica que será valorada por el personal sanitario. El dolor al ser tan intenso, puede producir bradicardia así como mareos. Como con todo veneno, si se es hipersensible, se deberán aplicar técnicas y tratamiento médico inmediato.

· Erizo de mar   Las especies españolas no tienen veneno en sus púas pero causan igual dolor que los de fuera. El problema es que la fragilidad de las púas, hacen que se queden incrustadas en la piel. Por lo que es necesario sacarlas con pinzas. Lavado y desinfectado de la zona.

Recuerda siempre que tengas dudas acude a un centro donde te indicarán el tratamiento.

 

Por Rosa Blanco y Carmen Serrano

Dr. Medicina General y Enfermera.

Clínica Marazuela

[Total:0    Promedio:0/5]
Por Rosa M. Blanco. Médico de Familia. Profesional en Clínica Marazuela.

Send this to a friend