Incontinencia de orina femenina

incontinencia-urinaria-clinica-marazuela-revista-love-talavera

Este mes desde Clínica Marazuela os hablamos de la incontinencia de orina en las mujeres

La incontinencia urinaria (I.U.) se define como la pérdida involuntaria de orina a través de la uretra, que se puede demostrar de forma objetiva y que ocasiona un problema social o de higiene. Existen fundamentalmente 3 tipos de incontinencia de orina. Aquella que sucede con urgencia miccional, la incontinencia de orina asociada al esfuerzo físico y, finalmente, la incontinencia de orina que ocurre sin previo deseo miccional ni esfuerzo.

La Incontinencia urinaria es un problema que afecta aproximadamente al 6% de la población y, aunque se estima una prevalencia en los adultos del 15 al 30%, se presenta en todas las edades. Supone un gran coste, estimado, aproximadamente, en 10 billones de dólares al año, en E.E.U.U.

La incontinencia urinaria afecta en gran medida el bienestar físico y emocional de los pacientes, aunque hay que considerar otros campos afectados, como pueden ser el sueño, ansiedad, fatiga, depresión, comunicación, relaciones con la pareja, relaciones sociales, etc.

Tipos de IU

  1. IUU: Secundaria a vejiga hiperactiva, que puede ser idiopática (de origen desconocido) o secundaria a patología neurológica. La vejiga hiperactiva (VH) es definida por la presencia de urgencia, con o sin incontinencia urinaria de urgencia (IUU), que es el deseo miccional de forma repentina e imperiosa siendo difícil de posponer. La urgencia es el síntoma distintivo de la VH. El problema de la VH se estima que afecta a un 11,8 % de la población general. En mujeres con urgencia urinaria se ha observado un mayor riesgo de depresión. Aproximadamente, el 30 % de todos los pacientes con VH presentan depresión o la han presentado.
  2. Incontinencia urinaria de esfuerzo. Se define como la pérdida involuntaria de orina asociada a un esfuerzo físico que provoca un aumento de la presión abdominal (como por ejemplo toser, reír, correr, andar). Se produce cuando la presión intravesical supera la presión uretral como consecuencia de un fallo en los mecanismos de resistencia uretral.
  3. Incontinencia urinaria inconsciente. La incontinencia urinaria inconsciente (IUI) se define como la pérdida involuntaria de orina sin deseo miccional. Este tipo de IU se presenta sólo con grandes volúmenes de orina dentro de la vejiga y aunque poco frecuente es de interés reconocerla entre la población geriátrica.

El diagnóstico de la Inconteniencia de orina se lleva a cabo mediante una historia clínica detallada, con ayuda de un diario miccional, una exploración física de los genitales, valorando prolapsos, alteraciones anatómicas e incontinencia de orina con la tos.

Se usan también cuestionarios que ayudan a aclarar casos dudosos. Se solicita analitica general , sistemático de orina y urocultivo. Ecografía urológica y , habitualmente, flujometría con residuo postmiciconal. En algunos casos concretos, no con frecuencia, se puede solicitar un estudio urodinámico que nos ayuda a medir presiones intravesicales con el llenado y vaciado de la vejiga.

Tratamiento

Medidas higiénico-dietéticas

  • Se recomienda la disminución del peso y abandonar el tabaquismo.
  • Limitar esta ingesta a partir de la merienda y reducir el consumo de sustancias excitantes (alcohol, café, té)
  • Disminuir el estreñimiento, el cambio en el tipo de prendas de ropa a utilizar (cómodo y con aperturas fáciles) o la modificación de fármacos diuréticos
  • Tratamiento farmacológico de la incontinencia urinaria
  • Fármacos actúan bloqueando los receptores muscarínicos en la vejiga, lo que reduce las contracciones no voluntarias.
  • No hay evidencia consistente de que un antimuscarínico sea superior a otro.
  • Los antimuscarínicos se asocian a efectos adversos, como sequedad de boca, estreñimiento y sequedad ocular.
  • Si no hay eficacia con los antimuscarínicos, se puede probar con un fármaco más moderno, denominado mirabegrón ( betmiga) que actúa con un mecanismo de acción distinto a los previos.
    Cuando la paciente no mejora a pesar de realizar un tratamiento farmacológico adecuado, se ofrece el tratamiento con inyecciones intravesicales de toxina botulínica, tipo A, o la electroestimulación del nervio tibial posterior.

IUE
Para tratar la incontinencia de esfuerzo tenemos varias posibilidades, que se clasifican fundamentalmente en dos. Ejercicios de rehabilitación y tratamiento quirúrgico. Se trata de un conjunto de técnicas dirigidas a mejorar el tono de la musculatura del suelo de la pelvis, favoreciendo un mejor soporte de las estructuras pélvicas y una adecuada movilidad uretral, favoreciendo asimismo la respuesta contráctil rápida y coordinada frente a los esfuerzos, que aumenta la presión de cierre uretral.

Existe una gran variedad de métodos, incluyendo técnicas de biorretroalimentación (“bio-feedback”) y electroestimulación39.

Hasta los años 40 del siglo pasado, el suelo pélvico no existía para la medicina y mucho menos para las mujeres. No fue hasta una casi una década más tarde, en 1948, cuando el Dr. Kegel ideó una serie de ejercicios para fortalecer los músculos pélvicos.

La intervención quirúrgica, consiste fundamentalmente en colocar una malla suburetral que eleve la uretra y reduzca las pérdidas de orina.

Es una cirugía que se suele realizar con anestesia raquidea dando el alta en 12-24 horas.

Las tasas de curación se sitúan alrededor de 66-91%, con eficacia mantenida más allá de 5 años y una satisfacción del 85% de las pacientes intervenidas.

 

Por Doctor Gutiérrez Martín, especialista en Urología.
Atiende en Clínica Marazuela – Avd. Extremadura, 5 · Tlf. 925 815 28 1 · www.clinicamarazuela.com

Incontinencia de orina femenina
Valora este artículo
LOVE Talavera es una revista impresa gratuita distribuida en Talavera de la Reina y su comarca con los mejores contenidos y la publicidad de las empresas más potentes. La revista de Talavera con mayor tirada de revistas impresas.