Estrés familiar. Llega la navidad

La familia desempeña un papel decisivo en el proceso de socialización del individuo y en la transmisión de valores, conocimientos o creencias. La familia moderna es todavía una entidad viva y fundamental que está en el centro de nuestras preocupaciones individuales, profesionales y sociales, y constituye un elemento de capital importancia en el desarrollo y maduración de cada persona. En este sentido, tradicionalmente se ha puesto de relieve el efecto protector de las relaciones familiares ante determinadas situaciones adversas tan dispares como los problemas laborales, las dificultades económicas o la pérdida de personas queridas. Pero la familia también puede constituir una fuente de estrés, habiéndose destacado en este sentido que el estrés familiar presenta una capacidad especialmente poderosa como elemento patógeno, dado que los factores de estrés provenientes de la familia suelen ser, a diferencia de otros, frecuentes y recurrentes. En Navidad estos factores pueden amplificarse aún más, a continuación, abordaremos aquellos aspectos que han sido objeto de mayor atención en las investigaciones llevadas a cabo sobre el tema.

Factores De Estrés Familiar

En la vida de una familia hay diversos períodos importantes que son clínicamente relevantes desde el punto de vista del estrés que pueden suscitar. Estos son:

La creación de la unidad familiar, la aparición de un miembro significativo en la familia (nacimientos), la desestructuración de la familia por la separación o por la pérdida de algún miembro de la unidad familiar, y la desintegración total o parcial de la familia. El divorcio o la separación de los padres. La separación o el divorcio son quizá las disrupciones familiares más evidentes en nuestra sociedad y, sin lugar a dudas, las que han recibido mayor atención tanto de la literatura científica como de la de divulgación general en los últimos años. El fallecimiento de uno de los padres también ha sido considerado como otro importante factor de riesgo para el desarrollo de psicopatología en los hijos. La psicopatología de los padres ha sido también ampliamente estudiada como factor de riesgo del desarrollo de alteraciones psicológicas en niños y adolescentes. Relaciones conflictivas entre los padres. Los niños se benefician cuando tienen relaciones estrechas con ambos progenitores; sin embargo, el tipo de relación entre madre e hijo, o entre padre e hijo, depende en buena medida de la relación entre los dos progenitores. Patrones y estilos educativos de los padres. En un ámbito como la familia donde las relaciones interpersonales son tan complejas y donde la diversidad de repertorios de conducta movilizados a lo largo de años de interacciones es tan amplio, el análisis de los patrones de comportamiento de los padres en relación a sus hijos se torna una tarea ciertamente difícil. Hijos que mandan en sus padres. En una reciente estadística, se decía que cada vez, más hijos son los que llevan la batuta de lo que hay que hacer en su casa. Esto debería no suceder ya que la adulteración de los hijos (que tengan tareas de adultos) significa la infantilización de los padres, y esto es mal negocio.

La Navidad es uno de esos momentos del año donde todos podemos cambiar, no solo los propósitos, sino también los hechos. Una vez indique que lo importante no es saber lo que hay que hacer, sino ser capaz de hacerlo. Consigamos que cada uno de nosotros después de estas navidades no tengamos que decir que en esta Navidad nuestra familia sufrió un estrés que no pudo soportar. Tanto los psicólogos como los abogados sabemos que la navidad últimamente rompe más familias que une, podemos conseguir que este año no ocurra lo mismo, para ello este articulo, ya que si sabemos lo que tenemos que hacer, es posible que seas capaz de hacerlo.

Por Roberto Aguado. Psicólogo especialista en Psicología Clínica. Presidente del Instituto Europeo de Psicoterapias de Tiempo Limitado.