Cuídate · Octubre

Mantente en forma y en salud

Ya comienza octubre y todo vuelve a la normalidad, aunque para muchos ya volvió hace algunas semanas. Después de las vacaciones viene lo de siempre: Colegios, volver al gym, dietas… uufff!! En la rutina de esta temporada, vamos a tratar de orientarte para que todo sea más fácil y no caigas en milagros que no existen. Nuestros consejos van con mucho LOVE y pensando en tu salud. La modificación de horarios o simplemente el abandono de rutinas durante el periodo vacacional son motivos suficientes para que, cuando llegues a casa y vuelvas a pesarte, tu báscula te de una mala noticia: “has ganado peso”. Te vamos a proponer varios consejos.

  • No te pongas a dieta

Huye de las dietas milagro, que son las que prometen resultados espectaculares en poco tiempo. es que vayas por otro camino. Para no comer en exceso, confecciona tus menús con alimentos que, además de buen sabor, tengan un efecto saciante, como los cereales, el atún o la ternera. Procura que tu alimentación sea variada, elimina los alimentos grasos (galletas, bollería industrial, comida rápida) y siempre acompaña tu alimentación de actividad física.

  • No te compliques

La lengua está plagada de unos sensores gustativos que hacen que busques sensaciones diversas. Los productores de alimentos procesados han alterado las recetas para lograr un equilibrio de sabores con el fin de evitar que te canses y busques alimentos nuevos. ¿Solución? Come alimentos que lleven un único ingrediente. Si crees que eso significa frecuentar más las secciones de verduras, carnes y lácteos, estás en lo cierto. Ahí es donde compran las mujeres delgadas.

  • Bebe mucho y bien

Para mantenerte bien hidratada, bébete un vaso de agua nada más salir de la cama, otro a media mañana, otro antes de comer, otro a media tarde, otro antes de cenar y otro poco antes de acostarte. Si cumples esta norma, comprobarás que los refrescos ya no te apetecen tanto.

  • Come más a menudo

La clave está en gestionar la demanda energética del organismo a lo largo del día, de manera que el hambre no llegue nunca a nublarte el pensamiento. Si dejas de alimentarte, aunque sea durante unas pocas horas, el cerebro se lo toma como una invitación al exceso. Solución: come algo cada tres horas, empezando por el desayuno. Todas las comidas que hagas deben tener proteínas, grasas y carbohidratos en proporciones adecuadas.

  • Cocina tú

Después de un largo día de trabajo, a lo mejor te resulta más cómodo cenar fuera. Esto tiene dos inconvenientes: primero que los platos se llenan con más comida; segundo, piensa en las ventajas de sentarte a la mesa con tu familia, ya que las personas tienden a comer más despacio y reduce la ingesta de calorías.

 

Por Pedro Pérez, Personal Trainer y fundador de BBT Best Body Training

LOVE Talavera es una revista impresa gratuita distribuida en Talavera de la Reina y su comarca con los mejores contenidos y la publicidad de las empresas más potentes. La revista de Talavera con mayor tirada de revistas impresas.
Send this to a friend