Esos maravillosos años · Sonámbulos

Comienzo mi andadura en este magazine con la firme propuesta de recordar toda la escena musical desde los 90 hasta nuestros días. Esos primeros grupos, garitos o pinchadiscos que hoy casi peinan canas o cambian pañales, pero que “rompieron tarima” a base de bien en sus años mozos. Y todo desde la perspectiva de la objetividad plena, más que nada porque soy un mozalbete y aquellos años yo estaba jugando en el “descampao” con los tazos de Chiquito de la Calzada. El grupo que protagoniza este artículo es Sonámbulos, grupo que a finales de la década de los 80 y comienzos de los 90, tuvo su impronta en Talavera. El grupo estuvo vigente desde el año 1986 hasta el 93, con dos etapas completamente distintas. La primera etapa, de marcado estilo punk/pop hasta el 89, y otra más influenciada por los aires noventeros hasta su final. Entre sus filas estuvieron fijos Tole de Paz (guitarra), Masaja (voz en la primera etapa y bajo en la segunda) y Miguel Serrano (batería). Y pasaron por el grupo David Malagón (bajo en la primera etapa), Constan Segovia (guitarra en la primera etapa), Pedro Loaísa alias “El Heavy” (guitarra de la segunda etapa) y Carlos Amor (voz en la segunda etapa). Un ático de la calle Hospital les vio dar los primeros guitarrazos e incluso grabaron alguna que otra canción con títulos tan sugerentes como “La lumi” o “Carahuevo”. Se crecieron sobremanera con un épico concierto en 1987 en la Caseta de la Juventud, durante unas ferias, con aforo completo, comenzando la andadura de dicha caseta, que me dará de que hablar en sucesivos artículos. Durante esta primera etapa, dieron más conciertos mientras el grupo iba buscando su sonido propio. Uno de los más sonados fue cuando tocaron en la sala Yassta de Madrid en Mayo de 1989, tocando por primera vez en la capital y quemando los garitos de Malasaña como solían acostumbrar. Tras varios conciertos más, la formación cambió, tras abandonar David Malagón y Constan Segovia. El grupo decidió seguir con el mismo nombre, pero con nuevos miembros y cambio de local y sonido propio. Una nueva versión de Sonámbulos renacía cual Ave Fenix. Masaja cambió el micro por las cuatro cuerdas y ficharon a Pedro Loaísa a la guitarra, el cual aporto una actitud y sonido más rock al combo talaverano. En esta segunda etapa el grupo tocó más que nunca por lo que es difícil reseñarlo todo, pero tuvieron conciertos destacados, como el que dieron en la sala KGB de Barcelona o el hecho de telonear a Siniestro Total en las ferias de Mayo de 1992. Sonámbulos sacó un single en 1991 grabado en el CES de Madrid gracias a la inestimable ayuda del nuevo cantante que ingresó en el grupo, Carlos Amor, que aportó influencias nuevas a la formación, de carácter rockero y bluesero. Ese single llevaba canciones con títulos como “Días de Gloria” y “Psicodélica”. La historia más completa de Sonámbulos, la podéis encontrar en el nuevo libro que ha sacado el batería de la formación, Miguel Serrano, llamado “Memorias de un Spaghetti que quiso ser batera”. Muy recomendable.

Valora este artículo
Por Dani Moral. Informador turístico. Guía en el Museo Etnográfico de Talavera de la Reina. Cantante de Treze.