Carmelo Castilla dejando huella en la ciudad

Nacido en Puerto de la Cruz (Tenerife) en 1968. Carmelo Castilla aprendió en Tenerife y Madrid, después, en 1994 llegó a Talavera de la Reina.

Donde trabajó en varios locales de copas como Vatikano, Aire, y KU.

Su sueño era el cine y enseguida comenzó su andadura, con un grupo de amigos formó un elenco teatral al que bautizó “Ambigua Films”. Con ellos Carmelo dirigió los musicales “Jesucristo Superstar” y “Carmen, Carmen”.

Más adelante realizó cortometrajes como “Torcuato y Cándida” y “La Puta Vida” donde contó con actores como Fedra Lorente y Valentín Paredes, en esta obra denunciaba los bajos fondos de la prostitución.

Notablemente influido por la estética pop y el cine de Pedro Almodóvar, así como del cine norteamericano de los años 50 y del musical, Carmelo Castilla siguió con sus proyectos cinematográficos y fruto de esto fue su corto “Las Luces del 22” un cuento de Navidad sobre la tristeza, la muerte.

Y sobre todo, la esperanza que contó con la participación de actores como José Mota, Paco Collado e Ismael Sánchez. Showman destacado, logró que los carnavales de la Ciudad de la Cerámica fueran espectaculares. También llegó a alcanzar puestos de importancia en el Ayuntamiento, comprometido y valiente nos dejó repentinamente un diciembre de 2001 con 33 años.

Todos los que fuimos sus amigos y compartimos con él gratos momentos fuimos contagiados de su creatividad y madera emprenderora, así como de su constante humor y fuerza para perseguir los sueños. Gracias Carmelo.

Por David Fernández García. Licenciado en Geografía e Historia. Amante de Talavera y de sus raíces. Promotor Turístico.