Carmelo Castilla dejando huella en la ciudad

Nacido en Puerto de la Cruz (Tenerife) en 1968, Carmelo Castilla aprendió en Tenerife y Madrid, después, en 1994 llegó a Talavera de la Reina donde trabajó en varios locales de copas como Vatikano, Aire, y KU. Su sueño era el cine y enseguida comenzó su andadura, con un grupo de amigos formó un elenco teatral al que bautizó “Ambigua Films” con ellos Carmelo dirigió los musicales “Jesucristo Superstar” y “Carmen, Carmen”. Más adelante realizó cortometrajes como “Torcuato y Cándida” y “La Puta Vida” donde contó con actores como Fedra Lorente y Valentín Paredes, en esta obra denunciaba los bajos fondos de la prostitución. Notablemente influido por la estética pop y el cine de Pedro Almodóvar, así como del cine norteamericano de los años 50 y del musical, Carmelo Castilla siguió con sus proyectos cinematográficos y fruto de esto fue su corto “Las Luces del 22” un cuento de Navidad sobre la tristeza, la muerte y, sobre todo, la esperanza que contó con la participación de actores como José Mota, Paco Collado e Ismael Sánchez. Showman destacado, logró que los carnavales de la Ciudad de la Cerámica fueran espectaculares. También llegó a alcanzar puestos de importancia en el Ayuntamiento, comprometido y valiente nos dejó repentinamente un diciembre de 2001 con 33 años. Todos los que fuimos sus amigos y compartimos con él gratos momentos fuimos contagiados de su creatividad y madera emprenderora, así como de su constante humor y fuerza para perseguir los sueños. Gracias Carmelo.

Valora este artículo
Por David Fernández García. Licenciado en Geografía e Historia. Amante de Talavera y de sus raíces. Promotor Turístico.