Historia

Y no estaba muerto…

En febrero de 1959 circuló por Talavera el rumor de que, a consecuencia de un choque con un camión, había resultado muerto el motorista de Mijares Gregorio Domínguez. Ciertamente el choque fue muy violento y Gregorio quedó sin conocimiento y con la cabeza ensangrentada, pero al ser llevado a una clínica recobró el conocimiento, apreciándose heridas en cabeza y brazos de pronóstico reservado. El choque tuvo lugar en el cruce de la carretera de Cervera con la Cañada de Alfares, debido a la rotura de los frenos de la moto.

David Fernández

Por David Fernández García. Licenciado en Geografía e Historia. Amante de Talavera y de sus raíces. Promotor Turístico.

Noticias Relacionadas

Botón volver arriba