La ciudad de las moreras

En 1747 el rey Fernando VI decidió a instancias de su ministro José Carvajal establecer unas reales fábricas en Talavera, para lo que tuvo que ponerse en contacto con un ingeniero textil francés llamado Juan Rulière, que había estado en la cárcel por una cuestión comercial. Era un gran conocedor del proceso por haber estado vinculado a las fábricas de Lyon. Rulière, una vez en Talavera, tiene que montar las fábricas desde la nada, creando o adaptando varios edificios para las necesidades de producción: tinte, funderías, etc. Gracias a esto se creó en Talavera la mayor instalación industrial de España y también se llenó de moreras para alimentar a los gusanos de seda toda la parte posterior del Prado. Se dice que por aquellos tiempos Talavera fue la ciudad de las mil moreras.

 

Valora este artículo
Por David Fernández García. Licenciado en Geografía e Historia. Amante de Talavera y de sus raíces. Promotor Turístico.