Guillermo Urtiaga

El artículo de este mes no va dedicado a un grupo de música, ni a una sala de conciertos ni a un movimiento musical. Va dedicado a una figura, a un personaje que dedicó gran parte de su existencia a la promoción de la música, tanto local como nacional e internacional, y que dejó una profunda huella en el sentir de los músicos talaveranos tras su marcha. Me refiero a Guillermo Urtiaga, apasionado de las ondas radiofónicas y de los discos y vinilos. Creó el sello discográfico “Popyrock” y fue propietario de la tienda de discos “Escridiscos”. Tenía una particular forma de hacer radio, transmitiendo su amor por la música, por “lo más auténtico”, como bien definió su primo, el periodista Jesús Morales. Comenzó su andadura radiofónica en Radio Nacional de España Radio 5, aportando nuevos aires y trayendo a Talavera todo lo nuevo que estaba sonando en la capital y lo que por aquellos años se denominó “La Movida”.  Grupos como Gabinete Caligari, Los Secretos o Los Elegantes, pero también el recientemente fallecido David Bowie,  Elvis Costello o los propios Ramones. En sus últimos años, abrió su tienda de discos, ubicada en la avenida de Toledo, frente a la biblioteca José Hierro. “Escridiscos” la llamó (no confundir con la famosa tienda de discos de Madrid), que posteriormente reconvirtió en quiosco de prensa, donde acudía un servidor en sus años mozos a adquirir mi revista musical preferida, porque era el único sitio de Talavera donde la vendían, y además, Guillermo siempre me la guardaba. Que recuerdos. Tuvo a bien recibir el galardón local más importante por su gran labor, el premio Ciudad de Talavera en 2010. Rebuscando para escribir mis 530 palabras mensuales me topé con un artículo de Miguel Méndez, médico, miembro de la Plataforma por el Tajo y el Alberche, y amigo de juventud de Guillermo, escrito en La Voz de Talavera. Aquí os dejo un párrafo en que os podéis hacer una idea de quien estamos hablando: “Vivíamos entonces en esta Talavera de nuestros pecados, que si hoy día es un pueblo con tamaño de ciudad, con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva, entonces era casi una aldea grande. Era un momento en el que la ciudad agropecuaria despertaba y comenzaba a degustar los placeres, a veces falsos y engañosos, de lo urbano. Talavera y los talaveranos buscaban en Madrid lo nuevo, lo libre, lo fresco y Güily era uno de los que nos lo traía en La Sepulvedana. Eran tiempos en que todo era más sencillo, todos creíamos saber quiénes eran los buenos y los malos, todos manteníamos inmaduros, ignorantes y tremendos debates políticos utilizando como foro improvisado los bancos de El Prado, y entonces, con el predominio absoluto de las ideologías de izquierdas, Güily daba siempre la visión contracultural, la versión diferente, y cuando otros hablaban de revoluciones, él lo hacía de Easy Rider o de Jack Kerouac, y así íbamos contrastando las temerarias certezas absolutas del rojerío con otras visiones más abiertas que rápidamente los marxistas tildaban de pequeño burguesas, con aquellos tics totalitarios que nuestro grupo de amigos comenzábamos a despreciar.”

LOVE Talavera es una revista impresa gratuita distribuida en Talavera de la Reina y su comarca con los mejores contenidos y la publicidad de las empresas más potentes. La revista de Talavera con mayor tirada de revistas impresas.