Ernesto López Parra

Ernesto López Parra fue un extraordinario poeta talaverano, hoy casi olvidado. Concejal de Cultura y Beneficencia en los años 20, desde su cargo propuso la creación de bibliotecas ambulantes, para lo que donó parte de su patrimonio bibliográfico, también quiso crear un ateneo talaverano y llegó a ser teniente de alcalde. Con la Guerra Civil huyó a Madrid, pero acabó siendo encarcelado en el penal de Ocaña donde conoció a Miguel Hernández. Murió de tuberculosis en el año 1941.

Valora este artículo
Por David Fernández García. Licenciado en Geografía e Historia. Amante de Talavera y de sus raíces. Promotor Turístico.