El puente de los Remedios

El puente viejo es conocido popularmente como puente romano, aunque de la construcción romana sólo quedan los cimientos, la definición no es adecuada, siendo más correcta la de “Puente de los Remiendos”, como últimamente se le conoce debido a las numerosas reconstrucciones.

puente-2

Fotografía de Toni Jerónimo

No se sabe con certeza cuándo comenzó a construirse, pero la primera destrucción está documentada en 1450, cuando los toledanos se sublevaron contra el poder real de Juan II y su valido don Álvaro de Luna y destruyeron el puente de Talavera. El Arzobispo Pedro González de Mendoza fue quien ordenó su restauración, que corrió a cargo de  Fray Pedro de los Molinos, religioso ingeniero del monasterio jerónimo de Santa Catalina.

puente-6

Fotografía de Toni Jerónimo

Es entonces cuando aparece la curva tan característica, posiblemente para evitar que las crecidas del río Tajo destruyeran el puente, aunque otra teoría afirma que la hicieron los frailes jerónimos para comunicar el puente con los molinos, que eran de su propiedad. Posiblemente sea en esa reconstrucción cuando recibió el nombre de puente de Santa Catalina, aunque hay quien opina que fue en el siglo XIV, en tiempos del Arzobispo Pedro Tenorio, muy devoto de la santa.

puente-3

Fotografía de Toni Jerónimo

Desde luego, el puente viejo, que ha sido durante siglos el único puente sobre el Tajo en Talavera, ha sufrido siempre de deterioros y roturas, como puede apreciarse en antiguos planos, pinturas y fotos, así como en referencias históricas en las que se habla de destrucciones causadas sobre todo por las crecidas, aunque también por las guerras. Destaca también en este puente el tercero de sus arcos, llamado “De las Armas” por estar colocado en su estructura un escudo heráldico, probablemente se trata del blasón de un arzobispo restaurador.

puente4

Fotografía de Toni Jerónimo

Se cuenta que en extremo norte del puente, en otros tiempos, se podían ver unas estructuras que habrían servido de muelle donde atracaban los barcos en tiempos de Felipe II, cuando Talavera tuvo “puerto”. Más interesante es la existencia en el parisino Museo del Louvre de dos cuadros de Brueghel “El Viejo” llamados “El Puente de Talavera” cuya composición paisajística guarda poca similitud con la realidad, pero el puente sí que tiene bastante parecido con el nuestro.

El puente ha sido restaurado en numerosas ocasiones, siendo la última a comienzos del siglo XXI, gracias al Plan de Riberas.

Valora este artículo
Por David Fernández García. Licenciado en Geografía e Historia. Amante de Talavera y de sus raíces. Promotor Turístico.