La mansión que se convirtió en deseo

“La casa que se hizo misterio”, así denominó el historiador Ángel Ballesteros al precioso palacete que existía en la Plaza del Salvador y que ha suscitado el deseo de todos los talaveranos. Era una verdadera obra de arte con un patio con columnas corintias a dos niveles que se llegó a usar como teatro improvisado, así como un pozo. Perteneció a la familia Borrajo y se decía que en ella había nacido el conquistador Francisco de Aguirre, pero en 1979 fue destruida, poco antes de que se tramitara la petición de ser nombrada Bien de Interés Cultural.

[Total: 0   Promedio: 0/5]
Por David Fernández García. Licenciado en Geografía e Historia. Amante de Talavera y de sus raíces. Promotor Turístico.
Send this to a friend