La fuente Churrigueresca

En los años 30 del siglo XX aún no había agua potable en las casas y las gentes iban a las fuentes públicas para llenar los cántaros y hacer acopio del preciado líquido. En aquellos tiempos el concejal D. Pedro Villarroel Martín intervino para que se instalara una fuente en la plaza del Reloj.
La hicieron un tanto adornada, y la imaginación popular no tardó en bautizar (nunca mejor dicho) a la fuente como “La Churrigueresca”, no por su decoración, sino porque la profesión del señor Villarroel era la de churrero.

Por David Fernández García. Licenciado en Geografía e Historia. Amante de Talavera y de sus raíces. Promotor Turístico.