Agosto triste

El 20 de agosto del 2000 Talavera de la Reina se vistió de luto, pues en la localidad de Sallent de Gállego (Huesca) los guardias civiles Irene Fernández Perera y José Ángel de Jesús Encinas, fueron asesinados por la banda terrorista ETA, mediante una bomba lapa colocada en el coche oficial en el que se disponían a iniciar su actividad diaria. Irene Fernández salió despedida a diez metros del lugar de la explosión falleciendo en el acto, pero el joven talaverano José Ángel de Jesús murió cuando estaba siendo trasladado al Hospital Provincial San Jorge de Huesca. La noticia fue demoledora para nuestra ciudad porque José Ángel, que sólo tenía 22 años, era una persona muy querida, al ser un buen deportista y una mejor persona. Actualmente un polideportivo lleva su nombre.

Por David Fernández García. Licenciado en Geografía e Historia. Amante de Talavera y de sus raíces. Promotor Turístico.