1ª Virgen del Prado

En el año 602 el joven rey visigodo Liuva II visitó Talavera, la intención de tal estancia en nuestra ciudad era eliminar los últimos focos de paganismo existentes en el reino, por ello ofreció a Talavera una imagen de la Virgen (Nuestra Señora del Prado) para que la fiesta de las Mondas, que hasta ese momento eran una ofrenda de los primeros frutos a la diosa de la agricultura Ceres, se convirtiera en una fiesta católica en honor de la Virgen María. Así comenzaron las Mondas como las conocemos, aunque el reinado de Liuva fue corto, pues en 603 Witerico dio un golpe de Estado y tras amputar la mano derecha del joven monarca, lo encerró y al poco lo hizo ejecutar.

Por David Fernández García. Licenciado en Geografía e Historia. Amante de Talavera y de sus raíces. Promotor Turístico.