Raviolis de piña con sandía

receta2-092015

Este mes, te traemos una receta de raviolis de piña con sandia, helado de limón y pimienta rosa. Una receta sana, fresca y de fácil preparación. Antes de nada, explicamos la historia de los raviolis, éstos son básicamente cuadrados de pasta replegados y rellenos, variando estos según las diferentes regiones, recetas y culturas culinarias. Los platos de ravioli se acompañan de salsa y más generalizada mente desde el siglo XVI, con salsas de tomate (semejantes al ragú), tucos; también se les puede acompañar con pesto (salsa a base de albahaca). Estos son los modos más típicos de preparación, aunque existen variaciones modernas a piacere (‘al gusto’). Respecto al origen de los ravioli aún ahora los datos son muy contradictorios y no existe ninguna versión que pueda considerarse como la absolutamente cierta. La más difundida sugiere que fueron llevados a Italia desde China por Marco Polo, quien habría conocido los «ravioli chinos». Otras opiniones consideran que los ravioli son autóctonos de Italia. Los ravioli típicamente italianos son desde el siglo XX un plato muy conocido en prácticamente todo el planeta, aunque fuera de Italia han tomado «carta de ciudadanía» principalmente en Argentina, en donde son una de las comidas más populares de la gastronomía argentina, siendo muy común.
Hay que decir que en esta receta, no utilizamos pasta para hacer los raviolis, sino que lo que hace de pasta es en este caso la piña, por lo tanto no habrá que hacer elaboración de masa ni su posterior cocción. Es decir, los raviolis están hechos de piña, y no de pasta que sería la forma tradicional, y éstos van rellenos de sandía y acompañados de helado.

Ingredientes

  • 1 pieza de piña.
  • 8 cubos de sandía.
  • Helado de sorbete de limón.
  • 50g. de azúcar moreno.
  • Una pizca de pimienta rosa molida.
  • Hojas de menta.
  • Ron.

Para la elaboración de la receta, en primer lugar, pelamos la piña y la partimos en cuartos en forma de gajos alargados. Posteriormente, sacamos unas láminas lo más finas posibles y las ponemos en forma de cruz para poder rellenarlas. Seguidamente ponemos los cubos de sandia previamente cortados de 4×4 en el centro de las láminas anteriores y cerramos todos los lados. Una vez hecho esto, ponemos los raviolis elaborados en una bandeja y espolvoreamos por encima de ellos con el azúcar moreno y quemamos el azúcar con un soplete para caramelizarlo.

A la hora de emplatar, colocamos dos raviolis en el centro del plato y al lado colocamos una bola de helado de sorbete de limón, posteriormente decoramos con unas hojitas de menta, un poco de pimienta rosa recién molida y regamos el ravioli con unas gotas de ron. Con esto, ya estaría nuestro plato listo para degustar y disfrutar de esta magnífica receta distinta de raviolis.
¡Buen provecho a todos y todas!

Por Jose Miguel del Castillo. Jefe de Cocina en Restaurante Al Bosco y Complejo La Hacienda. Talavera de la Reina.