Cómo germinar semillas por Alkimia

Para germinar de una manera correcta nuestras semillas debemos de conocer una serie de aspectos básicos. Primero, para estimular su germinación es necesaria la humedad. En segundo lugar debemos escoger un medio para la germinación, que será de lo que hablemos más adelante. El último aspecto es el ambiente en el que debe estar, lo ideal hasta que nazcan es mantenerlas en un lugar oscuro, húmedo y sobre unos 25ºC será perfecto.
A continuación hablaremos de dos formas distintas de germinar nuestras semillas.

La primera es mediante Jiffy de Turba. Se trata de pastillas de turba deshidratadas y prensadas. Deben dejarse en remojo hasta que se conviertan en una pequeña bolsita de tela llena de sustrato. Introduciremos las semilllas y estas germinarán y brotarán. Llegado este momento, se trasplanta para que empiece la fase de crecimiento.

El segundo método es mediante Papel de Cocina. Se trata de poner el papel de cocina doblado en un recipiente y humedecerlo. Una vez húmedo, se ponen las semillas y se cubren con una capa fina de papel, tras lo cual se cubre el plato con otro del mismo tamaño dejando un espacio entre ellos para que las semillas respiren. Deberemos estar atentos a que el papel no se seque jamás durante el proceso.

Precuciones:

Utilicemos el método que utilicemos, hay que recordar siempre que es muy importante no enterrar la semilla a demasiada profundidad, al igual de no saturar en exceso el medio con agua.

Problemas que surgen:

Puede suceder en ocasiones que a la plántula le cueste separar los cotiledones. En este caso, procedemos con las manos bien limpias a retirar con cuidado la cutícula, separándola de los cotiledones y dejando que éstos se abran. Esto es esencial.